TP-Link no permitirá el uso de firmware de terceros en sus routers.

Sin título4

Uno de los fabricantes de routers más grandes del mundo, TP-Link ahora no permitirá que su firmware instalado de fábrica sea sustituido por otro de terceros. Así lo han explicado desde la compañía, guiándose por las nuevas recomendaciones de la Federal Communications Commision (FCC) de los Estados Unidos, y no es descabellado suponer que otros fabricantes adopten esta nueva medida de seguridad.

Seguramente nunca has escuchado hablar de los firmwares open source para los routers y otros dispositivos, se trata de instalarle otro “sistema operativo” a los routers para que en muchos casos se potencie su control para usuarios avanzados, y también para sacarle un mayor rendimiento. Instalar estos firmwares DD-WRT y OpenWRT basados en Linux le puede dar al usuario otras posibilidades que el instalado por defecto no ofrece.

Con el fin de que los dispositivos tengan una mayor seguridad, la FCC está dictando nuevas reglas para los fabricantes de routers inalámbricos Wi-Fi, se busca que los dispositivos funcionen solo con el rango de frecuencias licenciadas y con los niveles de potencia adecuados. El primer fabricante que salió a comunicar que se adhería a la iniciativa es TP-Link, uno de los fabricantes más conocidos del mundo, en su comunicado expresaba que de ahora en adelante todos sus dispositivos fabricados bloquearán el firmware “open source” como OpenWRT o DD-WRT. Ahora la comunidad de usuarios está dividida en cuanto a opiniones, para TP-Link es algo bueno, ya que mediante este método evita que los usuarios con más conocimientos instalen firmware de terceros para personalizar los routers. Del otro lado están los usuarios que están muy desconformes con la medida, porque explican que limitan las funcionalidades de los aparatos, un firmware de código abierto puede llegar a ser mucho más personalizable y completo que el que ofrece el fabricante.

La decisión nació allá por marzo de 2015, cuando la FCC publicaba un documento con varias recomendaciones en materias de seguridad, invitando a los fabricantes de routers a que siguieran las indicaciones que debían ser aplicadas para la licencia de venta de sus dispositivos. En el documento se expresaba que el router debería tener una protección para que no se pueda instalar firmware de código abierto.

Hecho el anuncio, la FCC era duramente criticada por la resolución que pedía por parte de los fabricantes y aclaró que; no se está prohibiendo el uso de código abierto en el firmware, las versiones de código abierto se pueden utilizar, con la condición de que no añadan la funcionalidad de modificar las características de funcionamiento adyacentes relacionadas con los parámetros de radiofrecuencia. Más tarde, allá por noviembre de 2015, la FCC actualizó el documento y con ello sus declaraciones; no se pretende prohibir el uso de firmware de terceros, pero sí el uso indebido de los mismos para aprovechar las bandas de frecuencia (Wi-Fi) para los que no fueron diseñados.

A partir de hoy, serán varios los fabricantes que darán este paso, Netgear y Rosewill también implementarán las medidas, y muy pronto los seguirán las grandes marcas. TP-Link fue el pionero en el asunto y comentaba que esta medida trata de limitar la funcionalidad de los routers, pero entienden que es una recomendación de la FCC para favorecer la seguridad.

Deja un comentario