El FBI tuvo que pagar para desbloquear el iPhone del terrorista.

Sin título77

La noticia publicada por el periódico The Washington Post confirma que el FBI tuvo que abonar una suma de dinero para lograr hacerse con una herramienta de desbloqueo. Hace unas semanas el FBI explicaba que decidió retirar su demanda en contra de Apple, por la negativa de facilitarles una herramienta para desbloquear el iPhone en cuestión, pese a que la justicia les había pedido su colaboración. Unos días atrás el FBI salió a decir que habían encontrado una solución a sus problemas, apareció la famosa herramienta que desbloqueó el iPhone del terrorista, y con ello, las especulaciones sobre cómo la habían conseguido empezaron a circular por Internet.

El sitio de The Washington Post informa que el FBI habría pagado a una empresa de seguridad o a un hacker para crear un exploit 0-Day que permitió crackear y acceder al dispositivo. En otras palabras, encontrar una vulnerabilidad aún no descubierta en el sistema operativo del teléfono inteligente para así poder colarse por allí.

Pero mucho cuidado, cuando hablamos de un hacker no es lo que todos conocemos, los hay de los dos tipos, los buenos y los malos. Un hacker de sombrero blanco, como se los conoce comúnmente, tratan de ayudar a organizaciones y otras empresas para encontrar vulnerabilidades en sus dispositivos y a cambio de ello obtienen una recompensa. El hacker de sombrero negro es el que usa sus descubrimientos para piratear redes y robar información de las personas. Y en un tercer lugar hay una categoría conocida como hacker de sombrero gris, se trata de investigadores que venden herramientas a gobiernos o empresas fabricantes de instrumentos de vigilancia.

Los críticos expertos explican que este último grupo de hackers están ayudando a los gobiernos a espiar a sus propios ciudadanos. En cambio, las herramientas que crean pueden ayudar a rastrear o espiar terroristas que atenten contra la seguridad del país. La semana pasada el FBI daba a entender que el método utilizado no funcionaría en todos los dispositivos, pero sí en la gama 5c con iOS 9.

En principio las fuentes consultadas habían puesto como responsable a la firma Cellebrite, pero la primera plana la ocupa una persona desconocida hasta el momento, que pudo ser la responsable de crear la herramienta. Lo que todos se preguntan es el costo de algo tan invasivo capaz de romper la privacidad de un iPhone, pues bien, este tipo de exploit se venden profesionalmente por cifras muy elevadas, estamos hablando de más de un millón de dólares. Dado el grado de interés por parte del FBI para desbloquear el dispositivo, no sería nada descabellado pensar que pudieron haber pagado mucho más. Los métodos que utiliza el FBI para hacerse con información privada no son del todo bien vistos por los ciudadanos estadounidenses, hay quienes están indignados con lo sucedido, y otros piensan que lo primero es la seguridad del país, luego la privacidad. Sin dudas, una discusión de nunca acabar, porque ambas aristas son muy cuestionables.

Pasando directamente a lo que se encontró dentro del iPhone del terrorista, no fue nada significativo y que aporte algo para el transcurso de la investigación, informaba la cadena de noticias CBS News.

Varias empresas de seguridad y grupos de defensa de las libertades civiles indican que es necesario aumentar el nivel del cifrado, los datos solo deben ser leídos por los propietarios de los dispositivos con el fin de mantener la seguridad y proteger la privacidad, sea cual sea la persona en cuestión. Las autoridades de los Estados Unidos por su parte, expresan que no pueden luchar contra los delitos si no tienen acceso a la información en los dispositivos.

Aclarada por fin la novela de Apple y el FBI, sabiéndose que al final no había nada significativo en el iPhone, pero ahora con una herramienta muy poderosa en manos del FBI, ambas partes se verán las caras en el Congreso este martes 19 de abril. El debate tendrá a Amy Hess, ejecutiva asistente del Director de Ciencia y Tecnología del FBI, que abordará temas como las preocupaciones de la ley junto con otros agentes de la ley de todo el país. Mientras tanto, el consejero legal de Apple, Bruce Sewell, contará con el apoyo de profesionales de la ciencia y seguridad informática para hacerle frente al caso.

Deja un comentario