Ocho consejos para comenzar el 2016 a salvo de amenazas.

Sin título878787878

Para muchos expertos este 2016 es uno de los grandes años para la ciberseguridad, las amenazas están mutando continuamente y los peligros están a la vuelta de la esquina, dentro de los objetivos que debemos trazarnos para este año se debe encontrar, sin lugar a dudas, la ciberseguridad de nuestros dispositivos.

“Nuestra dependencia en los dispositivos electrónicos, el diseño vulnerable de fábrica de estos y la poca cultura que existe en la región para la protección de estos es una combinación volátil que puede exponer todos los aspectos de nuestra vida digital a los cibercriminales. Acceso a la banca en línea, fotos, números de teléfono y hasta notas personales están guardadas en nuestros dispositivos y muchas veces automáticamente en la nube. Es nuestra responsabilidad tomar las medidas necesarias para proteger esa información y proteger nuestros teléfonos, PCs y tabletas contra robos, hackeos o perdidas”, comentaba Dmitry Bestuzhev, Director del Equipo de Investigación y Análisis de Kaspersky Lab  en América Latina.

Para los investigadores de Kaspersky Lab, dentro de las nuevas metas que debemos trazarnos está la ciberseguridad, es por ello que han preparado una serie de consejos que debemos poner en práctica para proteger nuestros datos diariamente.

Cifra tus datos; usa un navegador seguro y actualizado, los principales navegadores que cuentan con una seguridad avanzada son Google Chrome, Mozilla Firefox e Internet Explorer. Es importante proteger tus transacciones en línea, por eso es recomendable usar software de cifrado que encripte la información que se envía por Internet al momento de hacer pagos o transferencias de dinero. Si la web cuenta con cifrado entre el navegador y el sitio web, aparecerá un ícono con un candado verde en la parte izquierda de la barra de direcciones. En una web bancaria o un sitio donde se vaya a hacer un pago electrónico, siempre hay que verificar que contenga estas características, si no las posee, el sitio no es seguro y de continuar con la transacción estaríamos poniendo en peligro nuestra información.

Contraseñas seguras y privadas; un clásico de la seguridad es utilizar contraseñas que sean lo más sofisticadas posibles, y más aún si son de tarjetas de crédito o bancos. Utiliza tu cabeza, piensa en una contraseña que solo tú sepas, una frase, una letra de tu nombre o apellido, todo sirve. Cuando hayas pensado en algo sofisticado, trata de agregarle signos o símbolos, para hacer mucho más complicado que alguien pueda adivinarla, todo sirve cuando se trata de una contraseña tan importante. Una contraseña segura tiene por lo menos 8 dígitos (con letras y números), adicionalmente se le pueden agregar signos como “@”, “$”, “#”, o cualquier otro que se te ocurra, y recuerda siempre que nunca deberías usar la misma contraseña para todos los sitios, ya que si alguien la logra saber, la podría utilizar en otros lugares.

Las redes sociales solo para amigos; hoy en día se publican un montón de datos privados públicamente, eso hace que algunas personas que visitan nuestro perfil sepan acerca de nuestra vida y utilicen toda esa información para su conveniencia. Si utilizas redes sociales trata de configurar la privacidad para que solo tu círculo íntimo de personas pueda ver lo que publicas, nunca compartas tu cédula de identidad, dirección, números telefónicos o números de cuentas bancarias.

Lo esencial es el antivirus; instalar una solución de seguridad en todos los dispositivos que cuenten con acceso a Internet es una regla. De no contar con este software estaríamos desprotegidos y dejando la puerta abierta a posibles intrusos e infecciones que podrían llegar a tener acceso a los datos de nuestra computadora o dispositivo móvil. También es importante verificar que Windows cuente con las últimas actualizaciones de seguridad, y lo mismo si utilizamos Android, iOS, o Windows Mobile.

El phishing directamente a la papelera; este tipo de correos busca captar incautos haciéndose pasar por remitentes de confianza, dentro del mensaje le piden al usuario realizar alguna acción “X” en relación a alguna cuenta importante, o simplemente enviando ofertas a precios muy baratos. Todo esto se trata de una trampa tejida por los cibercriminales para que las personas caigan en sus redes, de abrir este tipo de correos y hacer click en los enlaces adjuntos se podría exponer el equipo a la entrada de malware, inclusive algún software espía que grabe cada tecla que pulsamos en nuestro teclado para luego ser enviada a los cibercriminales.

Cuidado con los puntos de acceso públicos; ahora que está de moda que todos los lugares públicos nos ofrezcan Wi-Fi gratis, debemos tener cuidado a dónde ingresamos. Si vamos a enviar información importante desde una red pública, hay que asegurarse que el sitio tenga cifrado, como mencionamos anteriormente, se trata el candado al costado de la barra de direcciones. Es recomendable no realizar transacciones bancarias ni nada que tenga que ver con dinero desde un punto de acceso público o desconocido, porque simplemente es un punto de encuentro de varias personas y no sabemos si puede haber alguna malintencionada que pueda espiar las comunicaciones.

Respaldo de datos; este punto es muy importante hoy en día, existen muchos tipos de ransomware circulando por Internet y nunca se sabe si podemos ser víctimas de uno. Estos ransomware piden un rescate de dinero a cambio de devolvernos nuestros archivos que se encuentran cifrados con un algoritmo que, en muchos casos es muy complejo de descifrar. En cambio, si se tiene una copia de seguridad diaria de toda la información importante es posible que el equipo pueda volver a un estado anterior, inclusive si el antivirus no logra eliminar el ransomware se podría instalar nuevamente el sistema operativo. Las copias de seguridad se deben hacer diariamente o semanalmente.

Lea los privilegios de acceso para aplicaciones cuidadosamente; desde Kaspersky explican este punto muy sencillamente. “En el mundo digital si un servicio es gratuito entonces usted es un producto”, nunca mejor dicho, hay muchas aplicaciones o programas gratuitos que en su interior contienen publicidad y en base a nuestros gustos recopilan información. Las aplicaciones de los dispositivos móviles son un ejemplo, ¿Cuántas veces te has sorprendido por la cantidad de privilegios que pide una simple aplicación? De ahora en adelante revisa los permisos que pide cada aplicación que vayas a instalar y pregúntate si realmente es necesario concederle esa información de tu dispositivo. Posiblemente la aplicación sea de confianza, pero lo único que hace es recordar tus gustos en base a la publicidad invasiva que muestra en pantalla, para así seguir ofreciéndote otros productos y generar ingresos para sus creadores.

Deja un comentario