Consejos antes de migrar a Windows 10, respalda tu información.

 

 Sin título

 

La hora de la verdad ha llegado, Windows 10 es una realidad desde el pasado 29 de julio, fecha marcada para aquellos que dispongan de Windows 7, 8 u 8.1. La actualización se está llevando a cabo a un gran ritmo, y parece ser que varias personas han decidido migrarse al nuevo sistema de Microsoft, se estima que unas 14 millones de personas ya han descargado el sistema en las primeras 24 horas de salida. Posiblemente este éxito se deba a la nueva política de Microsoft de actualizar al nuevo sistema Windows 10, sin ningún tipo de costo extra al poseer una licencia original de los anteriores mencionados.

 

Se especula que Windows 10 será el sistema operativo definitivo de Microsoft y se irá actualizando a lo largo de los años, mejorado en su interface, nuevas características muy atractivas, hacen al sistema operativo un híbrido entre sus sucesores. Microsoft ofrece gratuitamente la actualización durante un año, y es posible hacerla sin perder ninguno de nuestros datos, pero la firma Acronis ha publicado una serie de consejos a tener en cuenta antes de instalar Windows 10.

 

El primer consejo, en caso de tener varios equipos en tu hogar, es probarlo en uno, familiarízate con los pasos que tienes que dar a lo largo del proceso de instalación, no los actualices todos juntos a lo loco. Prueba el sistema operativo y todos los programas que tengas instalados, si utilizas algún programa para trabajo u otro que te es de suma importancia diariamente, asegúrate que funciona como debería. Windows 10 es muy parecido al 8.1, pero no quiere decir que en el 100% de los casos funcionen todas las aplicaciones. Algo a destacar es que si no te convenció Windows 10, tienes un período de tiempo de un mes para volver a tu anterior sistema operativo, pasado ese mes de prueba, ya no podrás dar marcha atrás.

 

En caso de que hayas decidido dar marcha atrás, al querer volver a Windows 10 más adelante tendrás que hacer una instalación desde cero, no podrás hacer la actualización que ofrece Microsoft por primera vez. Tendrás que tener el CD de instalación de Windows 7 u 8 que vino con tu equipo, o descargar el archivo de imagen ISO desde la página de Microsoft, al momento de instalarlo te pedirá una licencia que deberías tenerla de cuando te compraste el equipo.

 

Como segunda opción podrías tener una licencia OEM, que son esas que vienen preinstaladas en el equipo por el propio fabricante, esto ocurre generalmente en las Notebooks, para este caso no tendrás que descargar nada, solamente utilizar la partición que viene por defecto en el disco duro, allí podrás hacer un recovery del equipo.

 

Otro punto, si utilizas los viejos sistemas operativos consulta los requisitos de tu equipo, chequea que tengas lo mínimo indispensable para lograr correr Windows 10 de manera eficiente. En muchos casos los equipos de más de 5 años les cuesta adaptarse a los nuevos sistemas y quedan algo lentos, por eso es necesaria una actualización en el hardware. Los programas que utilizas se actualizan con el paso del tiempo y cada vez consumen más recursos, eso hace que a los equipos les cueste un poco más procesar todos los datos y se requiere algo más potente.

 

Desde Microsoft han aclarado que es recomendable hacer copias de seguridad antes de migrar a Windows 10. Se debe respaldar toda la información importante que se encuentre almacenada en el disco duro a un CD o pendrive, hacer la actualización sin un respaldo puede suponer perdida de información, esto no se da en la mayoría de los casos, pero nunca está de más ser precavido. Microsoft ha explicado que los fallos del sistema inesperados pueden dañar o incluso eliminar archivos, Windows 10 no es solamente una actualización como las demás, es la instalación de un nuevo sistema totalmente diferente al que tengas, y el proceso de instalación podría borrar carpetas que son importantes para tí.

 

No solo respaldes tus archivos, si te es posible, crea un respaldo de todo el sistema mediante una imagen “.iso”, esto te permitirá conservar el sistema en su totalidad, contraseñas, preferencias, programas, toda esta información muchas veces no es posible guardarla en una únidad extraíble. Crear un archivo de imagen de disco guarda tu Windows intacto en caso de que la actualización provoque algún fallo y tengas que volver a instalar todo de cero.

 

Una vez que hayas completado todas estas medidas preventivas, estarás listo para dar el siguiente paso a Windows 10. Te recordamos que es poco probable que pierdas información al actualizar al nuevo sistema operativo, pero nunca está de más ser precavidos ya que el sistema acaba de lanzarse hace unos días y nunca se sabe si puede contener algún tipo de error a futuro.

 

 

 

Deja un comentario